sábado, 23 de julio de 2016

Después de que la Organización Mundial de la Salud anunciase hace unos meses la posible relación entre consumo de carnes procesadas y cáncer, hace unos días, el 15 de junio de 2016, salió a la luz otra noticia que volvió a sorprender socialmente, por el mero hecho de que, al igual que con la carne, un elevadísimo porcentaje de las personas, beben bebidas calientes como el café o el té.
Tanto la televisión, como muchos periódicos [1][2][3] se hicieron eco de la noticia, y aunque bien es cierto que no consiguió la repercusión de la noticia de la carne, no se puede decir que el suceso pasase desapercibido.
Algunos medios de comunicación exageraron un poco el estudio oficial, ya que los investigadores de la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer), los encargados del estudio, afiliados a OMS, no relacionaban directamente el cáncer de esófago, el octavo cáncer más común en el mundo, con un consumo de bebida caliente sin tener en cuenta la temperatura. Ellos dijeron perfectamente en el estudio original que, en base a unos parámetros, la correlación sería más o menos clara.




0 comentarios :

Publicar un comentario

MERCHANDISING

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

ÚLTIMO VÍDEO EN YOUTUBE

Los artículos más leídos