lunes, 12 de septiembre de 2016

Tengo la total confianza de que todavía el consumidor medio de suplementos deportivos se fía más, para valorar la calidad de una marca, de la persona ‘sponsorizada’ en cuestión por esa marca, que de características reales fisicoquímicas del producto.

Francamente, estoy harto de leer a personas del sector de la musculación repetir tropecientas veces que su marca de proteínas es “calidad y que son líderes en el sector”. Una cosa es que esa persona lo diga porque tenga un contrato con esa marca, pero me parece profundamente triste que de verdad lo crea sin haber, si quiera, investigado de dicha marca.

La ciencia no entiende de “te doy mi palabra que esto que hacemos es bueno”. Lo siento, pero esto no funciona así. Más aún cuando hablamos de uno de los sectores más pendencieros y envidiosos que conozco.


Recordemos que no existe una legislación específica de suplementos deportivos, y que los fraudes no paran de salir año tras año, pero la gente prefiere arriesgar su salud anteponiendo la masa muscular sobre cualquier cosa.


Es difícil que en España se den casos de adulteraciones de fármacos en suplementos, pero se han dado no hace mucho. Recordemos las súper potentes primeras versiones de pre-workouts como No-Xplode o Jack 3D.


¡Exige certificaciones!

Una empresa de suplementos deportivos debe contener:

- Normas como ISO 9001, ISO 2000 o APPCC.

- Etiquetado real sin sellos inventados estilo “100% quality” que puedan engañar al consumidor.

- Análisis microbiológico.

- Análisis fisicoquímico del producto, añadiendo en su página web análisis periódicos de que sus productos contienen los nutrientes que legislan. Recomiendo la empresa GTSA (más información de GTSA: “control de plagas Extremadura”, “control de plagas Cáceres) para realizar este tipo de análisis. Son de confianza.



Duda siempre

Después de 7 años de investigación constante en el sector de la suplementación deportiva, tengo algo muy claro: todas las marcas de suplementos deportivos han engañado o engañan.

Cuando hago esta afirmación, no me estoy refiriendo siempre a adulteraciones peligrosas como el añadido de fármacos, pero sí legislar, por ejemplo, menor porcentaje de proteína del que se legisla, o contener mayor porcentaje de azúcares y grasas de lo que se legisla. Vuelvo a repetir que todo el que esté de verdad en investigación constante, sabrá de lo que hablo. Y no, “investigación constante” no es leer etiquetas de marcas, sino tomarte tu tiempo de comprobar a través de laboratorios, qué dicen los resultados cuando se analizan determinados productos. También hablar con diferentes jefes de la empresa, y saber realmente cuándo te están engañando, y cuándo no.

Mi compañero y amigo Mario Muñoz, al cual entrevisté ya en este blog, publicó su TFG de manera gratuita por las redes. El trabajo, denominado, “Contaminación y efectos secundarios en suplementos deportivos (proteínas, aminoácidos, creatina y suplementos para pérdida de peso)”, está disponible aquí. Totalmente recomendado, y explica todo lo resumido aquí.


En la segunda parte del artículo explicaremos cómo saber analizar parámetros clave para examinar la calidad de una marca de suplementos deportivos en base a sellos de calidad, empresas que realicen análisis fisicoquímicos de productos/alimentos, etc.


1 comentario :

PRÓXIMO ARTÍCULO

PRÓXIMO ARTÍCULO
Todo sobre el Jamón de España (Parte III)

¿Quieres que te avise cada vez que suba un artículo?

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

ÚLTIMO VÍDEO EN YOUTUBE

Los artículos más leídos