jueves, 8 de septiembre de 2016

En el primer artículo de la sección "El baúl de lo ultraprocesado" ya hablé sobre las famosas galletas Oreo. Comprobamos que su composición coincidía perfectamente con las definiciones de "alimento ultraprocesado" y "alimento hiperpalatable".

Con Bollycao la cosa no difiere demasiado. De hecho, el conjunto de ingredientes entre ambos pseudoalimentos son bastante parecidos. 

Hace un tiempo escribí sobre el Bollycao ZERO, el nuevo Bollycao que venía pisando fuerte en el mercado infantil. Sinceramente, no sé cómo están evolucionando las ventas, pero lo que sí sé es que más gente de lo que pensaba, conoce su existencia.


Bollycao y su sorprendente fama

Panrico, sobre la década de los 90, realizó unas campañas de marketing que impresionaron a los consumidores de la época. Cualquier niño quería un Bollycao. Además, Panrico lo compaginaba con un cromo que se situaba justo debajo del bollo, y eso hacía aumentar el plus del consumo por el dulce. Aún recuerdo estos envoltorios y diferentes gamas de Bollycao por aquellos entonces:



Una de las grandes estrategias por industrias alimentarias encargadas de crear bollería industrial, es la de hacer sentir ternura al consumidor por los bollos que comía en su niñez. Muchos adultos de +45 años recuerdan muy cariñosamente las Pantera Rosa, Bony o Tigretón.

Es algo que funciona. La marca crea un eslogan llamativo, crea una mascota para el envoltorio. Con todo eso, se asegura un consumidor para muchos años.

Lo cierto es que hoy Bollycao no se consume a niveles tan desproporcionados como antaño. Ya no es una de las decisiones de amantes de la bollería industrial. Cada vez se oferta menos, la cantidad del producto ha disminuido, no se venden en packs individuales, etc.

Sin embargo, se ve que Panrico no quiere perder a uno de sus incunables. Sobre todo lo sé porque haber lanzado el Bollycao ZERO y tener contactos con la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, son dos cosas que no se suelen hacer si crees que tu producto está muerto.


Análisis de Bollycao 

Según recuerdo y/o veo, no se suele consumir más de un Bollycao por comida, al menos en el público más infantil. Cierto es que más de una vez he visto a chavales comprando bolsas de 4, y comérselos todos por el camino. Así que eso de que se suele comer uno es más que relativo. Cada Bollycao pesa 60 gramos, por lo que haremos nuestros cálculos en base a un Bollycao por unidad:



Los ingredientes, como la mayoría de productos ultraprocesados, son un completo desastre:



Harina, azúcar, grasa de palma, jarabe de glucosa-fructosa y sal para conseguir un sabor hiperpalatable. Y, por supuesto, una cantidad importante de aditivos para conseguir la textura característica de un bollo industrial: algo así como un alimento que no hay que masticar demasiado. Seguro que sabéis de qué os hablo. Entre estos aditivos, encontramos:

- Emulsionantes: para conseguir una no dispersión entre fases acuosas y fases grasas. En este caso, Bollycao contiene cuatro tipo de emulsionantes.

- Conservantes: una de las grandes particularidades de los productos de bollería es su grandísimo aguante de conservación a temperatura ambiente. Esto se debe, en parte, a los potentes conservantes, además de aceites de palma. Bollycao, en concreto, lleva tres conservantes, entre ellos el mítico ácido sórbico o el propionato cálcico.

- Estabilizantes: aportando consistencia al producto. Todo el que haya probado Bollycao conocerá su perfecta consistencia y gran textura. En concreto, goma guar y alginato de sodio.


Afianzar al consumidor

Sin duda, la particularidad más grave del Bollycao actual no se muestra por detrás del envase, sino al frente:



¿Habéis visto como ese pequeño robot anuncia que un Bollycao te proporciona el 50% de la cantidad de hierro recomendado?

Es una de las grandes estrategias del Marketing Alimentario, aunque no menos penosa. Espero que quien compre Bollycao, lo haga por puro placer, y no por buscar la cantidad de hierro recomendada.


Aunque seguramente lo más grave viene abajo del paquete, cuando pone que Bollycao está en colaboración con la SEDCA, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, la cual dice textualmente en su página web que es una "asociación científica no lucrativa multidisciplinar formada por profesionales de índole alimentaria".

Espero que tú, lector, tengas la suficiente lógica humana para pensar si un producto como Bollycao merece estar respaldado por una asociación como la SEDCA.



0 comentarios :

Publicar un comentario

PRÓXIMO ARTÍCULO

PRÓXIMO ARTÍCULO
Todo sobre el Jamón de España (Parte III)

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

ÚLTIMO VÍDEO EN YOUTUBE

Los artículos más leídos