jueves, 10 de noviembre de 2016

En este artículo pudimos comprobar cómo los cereales integrales son una opción más saludable que los refinados por diversas causas fisiológicas.
También pudimos comprobar lo mal que está diseñada la legislación conforme a los productos integrales. Esto hace que la mayoría de personas no sepan que los productos que consumen no son realmente integrales.
En el artículo de hoy, podremos ver ejemplos prácticos comerciales, los tipos de levaduras que existen en la industria de panadería y cuál es la mejor opción, y para finalizar, unas conclusiones finales de ambos artículos.


2 comentarios :

  1. Hola Jose María,
    Perdona que repita aquí el comentario que ya hice en la web de powerexplosive, pero por si acaso no lo habías visto, me interesa tu opinión.

    ¿Qué te parecen los ingredientes del nuevo pan de Bimbo, “The Rustik Bakery”, la versión de Masa madre?

    Ni rastro de azúcar ni aceites, aparentemente…

    Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Iñigo.

      Que su fermentación sea a través de levaduras frescas siempre es mejor opción, pero el hecho de que se realice con harina integral, para mí dista mucho de ser un "buen pan".

      Dentro del mercado de malos panes que existen, sí es mejor opción, pero también piensa que no es precisamente barato.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

PRÓXIMO ARTÍCULO

PRÓXIMO ARTÍCULO
Todo sobre el Jamón de España (Parte III)

¿Quieres que te avise cada vez que suba un artículo?

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

ÚLTIMO VÍDEO EN YOUTUBE

Los artículos más leídos