viernes, 23 de noviembre de 2018

Estamos acabando 2018, y lo cierto es que no podemos considerar a la Citrulina Malato un suplemento con evidencia científica avalada, a pesar de la existencia de estudios pasados que sí vieron mejoras del rendimiento y de conocerse, supuestamente, sus mecanismos de acción. De hecho, yo mismo escribí un artículo apoyando la evidencia de la citrulina. La ciencia cambia, todos los sabemos.


Las recientes investigaciones protagonizadas por Chappell, Farney y da Silva ponen en serias dudas el supuesto beneficio ergogénico predicado en los últimos años con la suplementación de Citrulina Malato.




– No se encontraron mejoras de rendimiento en entrenamiento de fuerza en sujetos moderadamente entrenados con dosis agudas de 8g de citrulina malato.

– Podrían producirse efectos positivos en el dolor muscular días después del entrenamiento.

– Aunque no existe literatura suficiente para categorizarla como Evidencia C, no podría considerarse de categoría A, situándola, por ejemplo, en la categoría B o limitada.

– El ratio Citrulina:Malato del etiquetado (2:1) difería con el analizado, que era de 1’1:1




0 comentarios :

Publicar un comentario

Mi perfil de investigador

Follow me on ResearchGate

Formaciones

Formaciones
Alimentología®

Archivo de artículos


Si eres D-N o TSD y te interesa un software dietético: 25% Descuento con el código ALIMENTOLOGIA

Curso NUTRICIÓN BÁSICA

Curso NUTRICIÓN BÁSICA
1 MES GRATIS de suscripción haciendo click

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

Los artículos más leídos