viernes, 26 de agosto de 2016

Muchas cuestiones formuladas por la sociedad en materia alimentaria tienen que ver con el consumo de Coca-Cola.
Desgraciadamente, se beben muchas bebidas azucaradas, a pesar de su gran relación con enfermedades

Aunque existan evidencias científicas que relacionen las bebidas muy bajas en Calorías con aumento de peso y diabetes tipo II, lo cierto es que se necesitan más estudios para corroborar tales afirmaciones. 
Sin embargo, existe una relación clara entre consumo de refrescos azucarados y enfermedades. De eso, hoy por hoy, no hay duda.

Coca-Cola Light y Coca-Cola Zero son dos opciones clásicas y muy utilizadas por la mayoría de la sociedad para utilizar como acompañamiento a comidas o, simplemente, en sustitución de agua. 



Hay que recordar que ningún refresco, por muy bajo en Kcal que sea, es mejor opción que el agua. Os recomiendo la lectura del 'full' publicado hace unos meses (Junio 2016) sobre la relación que podría existir entre el consumo de bebidas azucaradas (con inclusión de bebidas edulcoradas) y síndrome metabólico (diabetes tipo II y enfermedad cardiovascular). El estudio, publicado en The Journal of Nutrition, se denomina "Frequent Consumption of Sugar- and Artificially Sweetened Beverages and Natural and Bottled Fruit Juices Is Associated with an Increased Risk of Metabolic Syndrome in a Mediterranean Population at High Cardiovascular Disease Risk".


Una vez promulgada la recomendación de no consumir ningún tipo de refresco, pasaré a explicar dónde reside la diferencia entre Coca-Cola Zero y Coca-Cola Light.

Una de las competencias de mi profesión, la Ciencia y Tecnología de los Alimentos, es la interpretación y la investigación de los ingredientes de los alimentos, aparte de diferenciar la calidad sensorial de dicho alimento. Es, por ello, que me da tantísima curiosidad este tipo de diferenciaciones.


Coca-Cola Light se lanzó al mercado en 1982, ofreciendo al consumidor una bebida de cola con un sabor muy parecido al producto azucarado, y con la particularidad de contener solo 0'2 Kcal por cada 100 ml de producto.

Coca-Cola Zero llegó a España en 2006 con un 'boom' que impresionó a los consumidores. Se promocionó como una cola sin azúcar (de ahí lo de "zero"). Sin embargo, parecer ser que la gente no sabía que Coca-Cola Light ofrecía el mismo producto. Idéntico. Sin azúcares y un 95% de los mismos ingredientes.

Como siempre digo, nuestra educación nutricional es tan sumamente pobre, que no sabemos interpretar una etiqueta nutricional. La sociedad pensaba -y muchos lo siguen haciendo- que Coca-Cola Light era una cola con un % menor de Calorías; sin embargo, Coca-Cola Zero era la panacea y proporcionaba una cola completamente sin Calorías.

¡Las dos proporcionan las mismas kilocalorías = 0'2Kcal/100ml!






La diferencia entre ambas

Muchos seguidores de Coca-Cola reiteran que Zero y Light no tienen el mismo sabor. Es cierto. La única diferencia que reside entre ambas es que la Light lleva un acidulante más, en concreto el ácido cítrico (E-330), es decir, Coca-Cola Light está compuesto de ácido cítrico+ácido fosfórico, mientras Coca-Cola Zero solo se compone del acidulante ácido fosfórico.

Coca-Cola Zero (declaración nutrientes España en agosto 2016):


Coca-Cola Light (declaración nutrientes España agosto 2016):






Conclusiones

- No se recomienda el consumo de refrescos. El presente artículo es pura curiosidad de un futuro tecnólogo alimentario.

- La diferencia entre Cola Light y Cola Zero reside en un único ingrediente, un aditivo, un acidulante, el E-330, proporcionando más acidez a la Light con respecto a la Zero.

- Ambas poseen casi las mismas características. Lo demás, puro marketing.








1 comentario :

PRÓXIMO ARTÍCULO

PRÓXIMO ARTÍCULO
Todo sobre el Jamón de España (Parte III)

¿Quieres que te avise cada vez que suba un artículo?

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

ÚLTIMO VÍDEO EN YOUTUBE

Los artículos más leídos