viernes, 17 de marzo de 2017

En esta nueva entrada de "El baúl de lo ultraprocesado" vamos a tratar uno de los productos más consumidos como snack en nuestro país: las Pipas G Tijuana.

Las Pipas G Tijuana son todo un clásico para el consumidor que adora el sabor umami. La cubierta de la semilla contiene una capa con un sabor bastante peculiar. El sabor de esta cubierta podría definirse como salado, dulce y umami. Y es que contiene potenciadores de sabor para aumentar ese placer a nuestro paladar.

Quiero dejar claro que este no va a ser un artículo pseudocientífico que haga creer al lector que las pipas Tijuana van a producir cáncer u otro tipo de enfermedad. Sé que la quimiofobia y la pseudociencia son protagonistas de muchos artículos del estilo, pero hay que alejarse lo máximo posible de todo ello.
En este artículo solo vas a encontrar, desde una perspectiva bromatológica, los ingredientes que contienen estas semillas de girasol tan famosas. Ahora veremos por qué su sabor "Tijuana" es tan sumamente intenso.



Denominación de las Pipas G Tijuana

Un apartado fundamental en el etiquetado alimentario es la "denominación del alimento", es decir, dar una definición lo más exacta posible del alimento que tenemos en las manos.

Grefusa define Pipas G Tijuana como "semillas de girasol tostadas con sabor a barbacoa picante".


El 90% son pipas

El 90% del producto son semillas de girasol, es decir, pipas normales y corrientes. ¿Qué es el 10% restante del producto?



El 10% restante: un 'mejunje' curioso

Para llegar a conseguir ese sabor tan potente que posee la cubierta de la semilla, Grefusa no se la juega y apuesta por conseguir un sabor extremadamente sabroso con estos ingredientes:

- Sal
- Azúcar
- Levadura inactiva, caracterizada por contener sabor umami.
- Proteínas de soja y maíz
- Lactosa
- Potenciadores de sabor: glutamato monosódico y 5'ribonucleótidos de disodio. Este último aditivo, el E635, también podemos encontrarlo en las pastillas de Avecrem. Aún falta por estudiar sobre él, pero no ha salido bien parado en los estudios toxicológicos, ya que a una dosis alta, se le relaciona con hiperactividad, insomnio o asma.
- Aromas
- Ajo y jalapeño en polvo
- Colorantes: caramelo natural y pimentón


Como vemos, el principal objetivo de este producto es potenciar el sabor umami a través de potenciadores de sabores o la levadura inactiva.




Conclusión

Os aseguro que las Pipas Tijuana no son las culpables de la obesidad ni van a producir enfermedades directamente. Lo que sí sé, es que, como en casi todos los productos de industrias de snack, estas empresas solo buscan que el consumidor acaben comiendo sus productos ultraprocesados. Y en un cómputo de todo, sí que llegan los problemas de salud pública.

Aunque no tenga grasas hidrogenadas ni cantidades importantes de azúcar, no deja de ser un producto ultraprocesado. Faltaría más.








1 comentario :

  1. Pfff nunca me han gustado donde estén las que son sin sabor 👌🏽

    ResponderEliminar

HERMANOS FRATELLI

HERMANOS FRATELLI
Gastronomía y Nutrición

PRÓXIMO ARTÍCULO

PRÓXIMO ARTÍCULO
Todo sobre el Jamón de España (Parte III)

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

ÚLTIMO VÍDEO EN YOUTUBE

Los artículos más leídos