viernes, 23 de febrero de 2018


La DSHEA (Ley de Salud y Educación de Suplementos Dietéticos) otorga autoridad a la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU) para regular los suplementos dietéticos como alimentos en lugar de medicamentos o como suplementos en sí (no estaría de más crear una legislación específica).


Los fabricantes de suplementos son los responsables de corroborar la seguridad de los ingredientes y garantizar el etiquetado del producto, pero no están obligados a obtener la aprobación de la FDA antes de producir o vender suplementos dietéticos, ni están obligados a demostrar su eficacia.

El DSHEA dio a la FDA la autoridad para establecer Buenas Prácticas de Fabricación (GMP) para garantizar la calidad, confirmar la ausencia de contaminantes, verificar la exactitud del etiquetado o informar de los efectos adversos. Sin embargo, la FDA reveló en 2013 que el 70% de los fabricantes no cumplían con las GMP, especialmente con la verificación del producto terminado.

Un ejemplo llamativo de todo este suceso fue el que le ocurrió a la nadadora olímpica Jessica Hardy, dio positivo en los JJOO de Pekín por tomar un suplemento de arginina (Arginine Extreme de Advocare), el cual estaba contaminado con clenbuterol.

La AEPSAD de España encontró en un suplemento de creatina importado de EEUU, metasterona (esteroide anabolizante) y ostarina (SARM). Esto fue el mes pasado (enero 2018).



Conclusión

Al menos dudemos de lo que compramos. Sé que a más de uno le encantaría comprar un suplemento contaminado por los beneficios ergogénicos, pero pensad cómo mancha a nuestro sector y cómo arruina la Salud Pública. Imaginad a una persona mayor que le han recomendado creatina para prevenir la degradación muscular. Dudad, no afirméis nunca nada al 100%. Humildad, por favor. No todos los suplementos son malos ni están adulterados, pero no todos los suplementos son seguros. Recordad la pésima legislación que existe en el mundo sobre ellos.

P.D: No es alarma, es investigación. Me apasionan los suplementos, y como mi línea de investigación principal, divulgo lo que hay.

Mathews. (2018). Prohibited Contaminants in dietary supplements. Sports Health, 10(1).

0 comentarios :

Publicar un comentario

ALIMENTOLOGÍA

ALIMENTOLOGÍA
Mi nueva plataforma de formación nutricional física y online

Curso NUTRICIÓN BÁSICA

Curso NUTRICIÓN BÁSICA
1 MES GRATIS de suscripción haciendo click

¡SÍGUEME EN FACEBOOK!

Los artículos más leídos